Estreno Blog Literario!

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 10 de marzo de 2010

Under The Rain


-Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!
Un sonido molesto empieza a colarse en tu sueño. El caballo de ese guapo principe azul ha dejado de relinchar para comenzar a emitir un "pi" cuanto menos desconcertante. Poco a poco tu mente va tomando conciencia de que, en realidad, lo que sale de la boca del caballo es el despertador, que a irrumpido en el sueño por la falta de atención que se le está prestando en el mundo real. Resignada, abres los ojos y estiras el brazo para hacerlo callar. La quietud que se genera inmediatamente después es encantadora.
Te levantas de la cama y te diriges al baño. No sabes muy bien por qué, pero tu cuerpo hoy tiene más energía de la acostumbrada. Se siente bien. Te lavas la cara sin importarte que el agua esté completamente helada. Incluso tarareas mientras te cepillas los dientes. Una operación bastante imprudente, por cierto.
El desayuno estaba delicioso. Los cereales eran más deliciosos que ayer, a pesar de ser los mismos, y la leche de soja de repente ha adquirido un sabor que jamás pensaste pudiese tener. Hasta te has permitido el capricho de una chocolatina que sabía a gloria. Por una vez la cabeza se ha mantenido callada en este asunto y tú se lo has agradecido en silencio.
Te miras al espejo una vez la ropa ha ocupado su puesto en tu cuerpo. Esos pantalones te quedan realmente genial. ¿Cómo podía ser si la semana pasada casi los mutilas con las tijeras? Por no hablar del estupendo top que te has permitido ponerte. Hoy te sientes extremadamente sexy. ¿Será cosa del principe azul del sueño? ¿O del caballo? No, del caballo es más probable que no.
Te colocas bien el abrigo y bajas a la calle por las escaleras. El ascensor tendrá que esperar a otro día. Pero cuando abres la puerta la humedad te golpea. Llueve a cántaros. Llueve tanto que casi te es imposible ver el final de la calle. Hacía mucho tiempo que no veías ese chaparrón tan imponente. Y tenía que ser justo hoy.
Hay paraguas en la entrada. Coges uno y encaras la calle todavía desde el umbral. Por un momento tu sonrisa vacila en el rostro. No puedes negar qe te fastidia esta lluvia en un día que se presentaba tan positivo. Pero, de repente, caes en la cuenta. No hay nada que pueda hacer que tu día fracase. Al fin y al cabo la lluvia es maravillosa. Esa agua significa pureza, depuración. Es quizá la culpable de que tus problemas hoy hayan resbalado fuera de tu cuerpo.
Agarras con fuerza el paraguas. Pones un pie en la calle. Unas gotas te caen en la cara. La lluvia está fría, se siente bien. Tomas aire y sales a la calle. Toda la cortina de agua te cae encima y te ríes. Es divertido. Aunque en el fondo te estás preguntando por qué haces eso. Pero tampoco te importa.
Un poco más adelante abres el paraguas y te cubres la cabeza con él. Dejas de mojarte, pero la sensación de vitalidad que te recorría el cuerpo cuando estabas bajo la lluvia no se va. De todos modos debías hacerlo. Hoy se lantea como un buen día. Quizás veas a algún chico guapo que te hable. No es plan estar toda empapada. Y, por supuesto, tampoco lo es resfriarse.
-------------------------------
Holas!!
Si, actualizo de nuevo. Quería haberlo hecho el fin de semana, pero me costó mucho encontrar la foto perfecta y luego no tenía tiempo de retocarla un poco para darle importancia a lo que a mi me interesaba.
Esta entrada viene porque alguien me acusó de estar volviendome demasiado oscura y melancolica. Es posible que fuera cierto (creo que podemos quitar el posible xD), así que hoy he dado un giro y esto es lo que ha salido. De todos modos yo también me siento mejor animicamente, así que ha sido más fácil extraerlo.
Sigo agobiada con las clases y mi tiempo todavía no tiene huecos libres, pero gracias a Dios la semana que viene la tengo enterita de vacaciones gracias a las Fallas (seguro escribiré una entrada en relación a ellas como ya hice el año pasado ^^) y, aunque no puedo dejar de hacer las cosas de clase, los días serán más largos gracias a que tendré las mañanas también para hacer más cosas.
Así que nos vemos pronto!!
maggie!! ¡¡¿¿Cómo es que tienes tantos blogs??!! Si que te ha pegado fuerte, sí.
oh, vaya, Silvia! No sabía que eras bloggera ^^
Me pasaré por el tuyo ahora mismo.
Gracias por comentarme. Últimemente me llegan mucho más vuestros apoyos. Cada vez me estoy tomando más en serio las novelas y espero acabar alguna en verano para empezar a probar suerte. Y el apoyo es algo que anima mucho a ello. ^^
Por cierto, ¿alguna ve Naruto? Ya os contaré por qué. xDD
un kiss enorme!!!
bye!!

3 comentarios:

Silvia dijo...

Qué positivismo! ^^ eso es bueno, seh, que nada ni nadie te estropee el día... y si se tuerce un poco le intentas sacar la parte buena y arreglarlo, es más divertido así :D

Me ha gustado el texto, y me gusta como escribes porque es muy fluido y resulta fácil de leer. Además es bonito ver cómo le das importancia a las cosas pequeñas y a los gestos cotidianos, no sé xD realmente poca gente se fija en ellos.

Yyyy yo veo Naruto! Bueno, lo veía hace años xDDD cuando empezó el relleno me aburrí y no me he enganchado al Shippuden, pero bueno, ví Naruto en su época xD

Martukya dijo...

Me encanta el super positivismo que has puesto en la entrada, ese: Que le den a mis complejos, que hoy triunfo...
Falta mucho todavia en la sociedad para que podamos ser plenamente felices, pero pequeñas joyitas como estas, así de alegres y bonitas le alegran el día a una.

Gracias!! :)

Y no nos abandones mucho porfa...

maRini dijo...

Parece ser que a ninguno se nos ha pasado por alto tu positividad :)
Es más fácil escribir la tristeza que la alegría, asi que no exagero si te digo que es perfecto.
Me gusta tenerte por aquí de vuelta,mandy, te lo digo siempre xDD (quizá para tratar de motivarte a que lo hagas más a menudo en parte)

Espero ver que actualizas estos dias libres ;)
un besito gordo,gordo!

Vinculos patrocinados