Estreno Blog Literario!

Image and video hosting by TinyPic

domingo, 15 de marzo de 2009

Despedida



Sentía como todo a mi alrededor se desmoronaba. Al fin había llegado el día al que había estado temiendo las últimas semanas. Ese día en el que pensaba acabaría mi vida tal y como la conocía y comenzaría mi destrucción.
Dejé que mi mente vagara unos meses atrás, hasta una mañana soleada en que pensé que podría llegar a vivir en el sol y pasear por las estrellas cuando anocheciera. Una mañana en que por fin la vida me había sonreído y había decidido que seríamos amigas.
Yo estaba sentada en un banco, mirando el río, tal y como hacía cada domingo. No tenía amigos ni tampoco los necesitaba a menos que fueran verdaderos. Toda la gente a mi alrededor me miraba con superioridad o, simplemente, me ignoraban. Sólo había una persona que había intentado acercarse a mí, pero que seguramente lo hacía por compasión y yo no necesitaba la compasión de nadie. Esa persona era el chico más popular de la clase. Un rubio de aspecto aniñado y de rostro increíblemente hermoso. Los demás compañeros de clase lo trataban como un héroe por hablar conmigo y, en ocasiones, como si fuese un voluntario que va a dar de comer a los pobres.
En ese preciso momento, me encontraba devorando una barrita dietética de esas que van recubiertas de chocolate que había cogido del armario a toda prisa antes de salir y una pelota de goma me golpeó en la cabeza. Es evidente que no me hizo daño, las pelotas de goma no hacen daño, pero a nadie le gusta que le den con una pelota en la cabeza.
Un perro llegó corriendo y la recogió para devolvérsela a su amo. ¿Qué clase de imbécil era el que entre tanto espacio le daba justo a una persona en la cabeza? Toda cabreada, me giré para reprender a aquel patoso y me quedé sin aire en mis pulmones. El autor era el rubio guapo que me hablaba en clase y, a juzgar por su sonrisa, el golpe no había sido ningún accidente.
-¿Se puede saber qué haces?- le espeté de malas maneras.
-Eres demasiado arisca. Así nunca harás amigos.
-Y a ti qué te importa.
-¿Qué haces aquí?- me preguntó ignorando mi réplica.
-Pues estar aquí. ¿Y tú?
-Pasear al perro.
-Ese perro es el de mi vecina. ¿Creías que no lo reconocería?
-Vale, me has pillado. Fui a tu casa a buscarte y me dijeron que siempre vienes aquí los domingos por la mañana. El chucho lo tomé prestado para disimular.
Vale, aquello me había descolocado por completo. ¿Para qué iría a buscarme tan temprano a mi casa una persona como él?
-¿Por qué?- fue lo único que pude articular.
Él se levantó del banco y se acercó a la orilla del río. Ni siquiera se volvió a girar. Simplemente se limitó a soltar lo que había ido a decir, sin ningún tipo de miramiento.
-Porque me gustas demasiado.
Ahora ese chico se encontraba ante mí. Tenía lágrimas en los ojos y el rostro angelical se había transformado en una máscara de dolor. Ambos estábamos en el andén, frente al tren que se lo llevaría de mi lado. Las piernas comenzaron a temblarme con violencia cuando sonó el último aviso para los viajeros. Mis dedos se agarraron fuertemente a su sudadera en un intento desesperado por detener la partida.
-Te quiero- me dijo mientras me besaba por última vez.
Un último apretón, un beso en la frente y, cuando quise darme cuenta, ya había una puerta de tren entre nosotros.
Era cierto que nos llamaríamos y que podríamos vernos durante las vacaciones, pero para eso todavía quedaba mucho tiempo. Y todo el mundo sabe que el tiempo es lo que mata las relaciones a distancia.
Ahora mismo no sabría si lo volvería a ver. Pero Dios era testigo de que jamás podría amar a nadie con la misma intensidad con la que le había amado a él. Al menos ese es el consuelo que me queda mientras corro al lado del tren y los veo alejarse por el horizonte.

--------------------
El relato ^^
No os lo había puesto antes, a pesar de que lo había dicho, porque no sabía que foto poner para acompañar y no encontraba ninguna que me gustara. Así que me la he hecho yo. ^^
Espero que os guste.
un beso!!
Mandy**

2 comentarios:

Verdesperanza dijo...

me gusta porque al fin y al cabo las personas menos populares son las mas autenticas y las que siempre acaban encontrando algo bueno.
Me has conmovido, espero que si lo sigues vaya mejor hahahaha por la pobre chica!


unbeso Mandy
encantada de leerte

:)

Misha dijo...

Mandy pasate por mi blog a recoger tu premio, porque eres ganadora :D

Vinculos patrocinados